entrada_271
Aprovechando la invitación que le han otorgado a la preciosa jovencita esta acude a una deliciosa cena, fruto de la amistad en que los tres tienen entre si.

Finalizada la cena, llega la hora del postre, y como no, tienen el coño de la jovencita que no duda en dejarse llevar por la sensación que le otorga la madurita y el marido, que disfrutan de una follada salvaje.