entrada_242
La azafata madurita ha aprovechado la llegada a la ciudad para contactar con un viejo amigo suyo, quien con rapidez acude al hotel donde esta hospedada para disfrutar de un buen rato.

Nada más llegar la morenita ya esta abierta de piernas, enseñando su coño húmedo dispuesto para ser penetrado de la forma más salvaje y sin duda terminando por pegar una follada salvaje, no sin antes recordar el sabor de la polla de su amigo en una mamada intensa, que precederá a la salvaje locura de las penetraciones del chico.