entrada_94
Una preciosa morena madurita aprovecha el momento en que sus hijos se han marchado al colegio para disfrutar de la intimidad y del placer que le puede otorgar sus manos.

Enseñada gracias a la ausencia de la polla de su marido que le ha permitido experimentar y conocerse un poco más así misma, con un coño húmedo que no duda en dejarse llevar por el placer de una buena masturbación.

3″ />