Viendo que la alumna es una traviesa chica que no quiere aprender la lección, el profesor y la subdirectora, una madurita caliente que sabe como hacer que aprenda la lección. Con la polla del profesor acaba fuera de su pantalón y la rubia ordena a la jovencita alumna que le haga una mamada, para que vea que le espera un futuro de prostitución si no es capaz de aprenderse la lección y comenzar a sacar buenas notas, aunque a la colegiala parece gustarle la lección, pues no para de gemir hasta que el chico termina corriéndose en su boca.