Cansada de encargarse de sus hijos, de siempre hacer la compra y de su marido, la pelirroja ha decidido tirar la casa por la ventana y hacer lo que más le gusta a ella sin que su marido o sus hijos se enteren. Para la ocasión la chica ha agrupado a varios chicos que con su polla van a ser los encargados de disfrutar como unos cerdos de la boquita de la pelirroja, quien con un gang bang va a recibir muchas corridas en su boca, abriendo la boca para que no escape ni una gota de leche.